de tirarse a la piscina

De tirarse a la piscina

Ayer fue la noche de San Juan, o Sankt Hans en mi país adoptivo. Dicen que esa noche se queman las cosas malas o no tan buenas para que vengan mejores en lo que queda de año.

No quemé nada físico, pero no quería dejar pasar la oportunidad para hacer como una reflexión-de-mitad-de-año, dejar atrás algunas cosillas y comenzar otras nuevas.

Seguir leyendo

de mayor...

De mayor quiero ser como…

…Adriana Ugarte. O lo que conozco de ella. O lo que me imagino de ella.

Ya me fascinó cuando hizo de Sira Quiroga o Arish Agoriuq en El tiempo entre costuras, me atrapó no sólo su interpretación sino también cómo Adriana explicaba en los programas su personaje, el amor y el respeto que desprendían sus palabras cuando describía la serie.

Seguir leyendo

muymuyfelices

Muy muy felices

Octubre ya estaba acabando, nos casábamos en menos de 5 meses y aún no tenía ni vestido ni fotógrafos. La gente a mi alrededor me decía que si estaba loca, que los vestidos tardan muchísimo, que los fotógrafos de bodas se reservan con casi un año de antelación. Yo pensaba para mí: “Claro chatos, chuparos, como he hecho yo, una mudanza Barcelona-Madrid y luego otra Madrid-Copenhague con todo lo que ello implica y después de habláis de vestidos y de fotografías de boda”

No estaba siendo una novia normal desde el principio, con tanto movimiento era imposible! Y además tampoco creo en eso de hacer las cosas con mucho tiempo. Siempre he sido de las de darse el atracón a estudiar el día antes del examen, para que estuviera más fresco 🙂

Seguir leyendo

libros Sant Jordi

Mi primer Sant Jordi en Barcelona

Salir a las 8 de la mañana de casa para ir al trabajo y saber que es un día especial. Nada más cruzar el primer semáforo, ya hay un par de chicas preparando una mesita.

Cojo la Diagonal desde la Calle Valencia y en la Plaza de Verdaguer cruzo y me paso a la central de la Diagonal. Los árboles ya están espesos, hace calor aunque sean las 8 y cinco pasadas. Miro hacia arriba, como siempre, me quedo embelesada mirando los edificios, pensando quién vivirá en esas casas tan señoriales, con tantos saloncitos, con estupendos patios a interior de manzana.

Seguir leyendo