cielo Copenhague

Copenhague: Cómo han sido los 6 primeros meses

Hoy justo hace 6 meses que pisaba suelo danés. Para quedarme.

Me gustaría hacer una pequeña actualización cada 6 meses, breve pero descriptiva, a lo Bridget Jones con su diario, para ir comparando cómo va evolucionando todo en Copenhague.

Casa-barrio: 9. Casi perfecto si tuviéramos un mísero trasterito. Vivimos en un barrio muy céntrico, rodeados de edificios bonitos, tenemos todo lo que necesitamos al lado y varias pastelerías a menos de 5 minutos andando.

Nuestros vecinos de arriba, suecos, hacen mucho ruido andando. La abuelita que vive en la planta baja y que cuida el jardín y todas las plantas acaba de poner en venta su casa. Espero que alguien tome su testigo…

Aquí podéis recordar como fue nuestra búsqueda de casa y aquí os resumía mis primeros días en Copenhague haciendo la mudanza.

Idioma: 4. O un “necesita mejorar” como nos ponían en el cole de pequeños. Es cierto que estoy yendo a clases, que aquí son gratis para los extranjeros durante tres años, pero en mi nivel somos un batiburrillo bastante considerable y no hacemos más que repetir como papagayos.

Eso sí, agradezco enormemente que los nórdicos hablen tan bien inglés, porque me está sirviendo para mejorarlo.

Trabajo: 10. Contra todo pronóstico, estoy trabajando desde mediados de junio. Y digo contra todo pronóstico porque ni yo misma daba un duro por encontrar trabajo, y menos tan rápido. Aquí te repiten hasta la saciedad que el networking lo es todo, a través de contactos la gente se compra hasta las casas, y lo mismo pasa con los trabajos. Mi curri llego en el momento adecuado y a las manos apropiadas, algo que los que me conocéis personalísimamente sabéis que no me había pasado en la vida. Tengo contrato hasta el próximo junio, así que os iré actualizando sobre mi búsqueda de trabajo en futuros post.

Tiempo: 7. No he vivido un invierno completo aquí (sólo algunos días), que es la verdadera prueba de fuego. Ya me estoy tomando vitamina D para combatir posibles perreques invernales.

Copenhague

¡Copenhague, qué bonito eres con sol!

La primavera no fue una maravilla, bastante lluvia y poco sol. Es cierto que yo no estuve aquí durante el mes de julio, que al parecer fue lo contrario al verano, pero pude disfrutar de un agosto estupendo y de varios fines de semana de playas danesas. Septiembre se ha portado bastante bien, aunque ha habido algunos días de lluvias y nubes, estas últimas semanas el sol se ha portado al menos. Yo ya me he hecho con un mega chubasquero porque después de sobrevivir a varios días lluviosos con paraguas, he aplicado lo del “donde fueres, haz lo que vieres” y es que aquí el paraguas no se usa apenas!

Es curioso porque cuando hablas con la gente, extranjera o danesa, siempre acaban preguntándote que cuántos inviernos has resistido, es como la antigüedad en los trabajos.

Gente y costumbres: 5. Entre que los daneses son cerradicos de por sí, que muchos son papis jóvenes y que para ellos la familia es prioridad, no hay mucha gente con la que socializarse, nadie quiere irse de cañas los viernes después de trabajar… Además aquí dejan poco a la espontaneidad, no se les ocurre hacer planes con menos de dos semanas de antelación. Eso de mandar un mensaje a tus amigos el sábado por la mañana diciendo “esta noche, cenita en mi casa” no se estila.

Lo bueno es que hay una comunidad internacional muy activa y hay bastantes planes para todo tipo de públicos. Copenhague se transforma a partir de mayo, comienza a haber actividades al aire libre, cada fin de semana se organiza algo interesante. Pero yo creo que a partir de octubre tanto la mantita como todo lo hygge se apoderarán de nosotros y no saldremos de casa. Una casa plagadita de velas, eso sí.

Una recomendación para los que buscáis planes en Copenhague, para disfrutar la ciudad como un local: Scandinavia Standard Cada mes van subiendo lo que se cuece en Copenhague y también informan sobre actividades, exposiciones, cafeterías, restaurantes…

Proudly muysmuk

 

15 comentarios en “Copenhague: Cómo han sido los 6 primeros meses

  1. isabel dijo:

    Excelente descripción de tus primeros meses en esas tierras!!!
    Me he reído pues empleas un estilo muy simpático y ameno y conduces al lector por el camino de tus vivencias…Lo he disfrutado.
    Espero que el invierno no sea muy duro y deseando estoy de leer los siguientes 6 meses!
    Un abrazo,guapa.
    Maribel

  2. Teresa dijo:

    ME encanta lo de son “cerraditos”. Eso mismo me pasó a mí cuando llegué, que hacer planes espontáneos era como crear un conflicto porque no estaba en sus agendas. Menos mal que en mi ofi somos 50% daneses y el resto extranjeros y bien meclados, con lo cual algo se pega… 🙂

    • zairaab dijo:

      Qué suerte Teresa, cuánta mezcla!! En mi ofi son mayoría daneses y suecos.
      A mi me ha llegado a pasar de invitar a gente a finales de agosto para prinicpios de septiembre y decirme que tenían todos los fines de semana ocupados hasta octubre incluido!!

      Nos leemos!

      Zaira.

      • Teresa dijo:

        Jajaja qué fuerte!!! Sí que están planificados. Se te quedaría cara de “¿comorrr?”.
        Bueno, al final una se acostumbra y como digo, casi hasta te “adanesas”. Yo ya con seis años a mis espaldas hice acopio del refrán “Haya donde fueras, haz lo que vieras”. No queda otra.
        Por cierto, cuando quieras nos tomamos un café 😉

  3. Veronica dijo:

    Hola Zaira!!
    Tus seis meses me parece a mi que han sido estupendos, te lo digo yo que ya tengo algun año de esxperiencia aquí.
    Vivir en el centro me parece lo más, lo del trabajo tal como se mueven las cosas aquí es para que estes super contenta, y el danés seguro que es mucho mejor del que nos cuentas.
    No te preocupues por el tiempo, es demasiado pronto, aunque los días se empiezan a acortar de aqui a diciembre hay mil cosas que hacer; de enero a marzo, ya nos planteamos hibernar 😉
    @iverina

    • zairaab dijo:

      Verónica!
      Si, no me quejo mucho, han sido 6 meses muy buenos, pero ya sabes que lo de la oscuridad de aterroriza. Ya estoy haciendo acopio de velas 🙂
      PD: cafecillo pendiente 😉

      Un beso!

      Zaira.

  4. Jose Maria dijo:

    Que buena descripción y ameno se hace leer tu escrito, sobre los 6 primeros meses en Copenhague.

    Seguro que con tu fuerza e innovación vas a poder con el duro invierno Nordico. Se te va a pasar volando.

    Besos

  5. Eugenia dijo:

    Princesa me encanta saber de ti , de tu trabajo y de tu casita aunque sea por aquí , sigue escribiendo que yo te voy siguiendo , un abrazo muy muy cálido desde el Mediterráneo , t’estimo

  6. Laura Plas dijo:

    Zaira!! Estos 6 meses no parecen malos del todo, ánimo con lo que viene!! Y échales un poco de sal a tus compañeros que las cañas siempre son buenas, tengas un hijo o mil planes!!

    Un besazo!!

  7. Estela dijo:

    Hola Zaira! te admiro, porque yo soy de sol, o un poquito más… de torrarme vamos! y me deprimo muchísimo cuando no lo hace. Supongo que todo será acostumbrarse…
    Por otro lado, tu ciudad tiene que ser preciosa, tengo muchas ganas de conocerla. Ánimo y a resistir ese invierno como una campeona!

    • zairaab dijo:

      Creo que todo es acostumbrarse y saber llevarlo… Aunque por aquí hasta los daneses padecen por la falta de luz… A ver qué tal el primer invierno 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *