estás de Good Mood

Good Mood ya está aquí

Uno de los propósitos que me marqué cuando me vine a vivir a Copenhague era que no quería dejar de hacer una de las cosas que más me gustaban: la comunicación. Partía de la base de que aquí sería más complicado dedicarme profesionalmente a ello gracias a mi paupérrimo danés. Busqué alternativas, creé un nuevo blog para compartir con todos vosotros mis experiencias danesas y volví a escribir.

Seguir leyendo

muymuyfelices

Muy muy felices

Octubre ya estaba acabando, nos casábamos en menos de 5 meses y aún no tenía ni vestido ni fotógrafos. La gente a mi alrededor me decía que si estaba loca, que los vestidos tardan muchísimo, que los fotógrafos de bodas se reservan con casi un año de antelación. Yo pensaba para mí: “Claro chatos, chuparos, como he hecho yo, una mudanza Barcelona-Madrid y luego otra Madrid-Copenhague con todo lo que ello implica y después de habláis de vestidos y de fotografías de boda”

No estaba siendo una novia normal desde el principio, con tanto movimiento era imposible! Y además tampoco creo en eso de hacer las cosas con mucho tiempo. Siempre he sido de las de darse el atracón a estudiar el día antes del examen, para que estuviera más fresco 🙂

Seguir leyendo

propósitos

Propósitos 2015

En 2015 me he permitido el lujo de comenzar el año un poco más tarde. Algo ha tenido que ver también un constipado terrible que nos ha atacado a toda la familia y que hemos tenido el detalle de seguir esparciendo entre los más allegados.

Leía a principio del año muchos blogs que daban comienzo con los buenos propósitos, de los que nunca he sido fan. Más que nada porque cuando los hacía, nunca los cumplía, ni me acercaba.

Después de unas cuantas semanas de inactividad blogueril me daba bastante pereza comenzar el año con una lista de propósitos, pero mientras los mocos inundaban mis fosas nasales y mi cerebro, me he dado cuenta que este año quizá si tenga sentido hacer una lista de propósitos. 2015 tiene pinta de ser un año movidito y lleno de nuevas experiencias, así que, por qué no aprovecharlo para cambiar algunas cosas e introducir nuevas.

Seguir leyendo